MANIQUÍES PERSONALIZADOS

LONDRES.

Según a publicado el periódico británico The Telegraph, los investigadores están desarrollando un sistema que reconoce a las personas, a través de la información almacenada en su teléfono móvil, y al pasar estos por delante del escaparate se produce una imagen de ellos a tamaño natural vestidos con la ropa de la tienda.

El “maniquí personal” permitirá a los transeúntes probarse la ropa de la tienda sin tener que entrar en ella. La imagen electrónica se crea mediante las medidas del cuerpo, que los consumidores previamente han facilitado y que se han registrado y almacenado en el ordenador central de la tienda. Los consumidores deben introducir medidas de su cuerpo como, altura, cintura, brazo y longitud de las piernas, junto con otras dimensiones necesarias para producir la réplica de su cuerpo.

La tecnología de seguimiento de movimiento y de reconocimiento facial permitirán a este novedoso sistema, imitar el movimiento de los compradores y crear su cara al mismo tiempo, dentro de un cuerpo digital con sus medidas reales. Nola Donato, de los laboratorios de Intel, el fabricante de chips informáticos que está desarrollando el sistema, dijo: “Esto significa que los compradores pueden obtener una respuesta sobre si su trasero se ve grande sin tener que poner un pie en la tienda”. Este sistema, según Donato, permitiría probarse también diferentes tallas, si la primera que ofrece la imagen no nos gusta. Según Intel, están tratando de crear la ropa con un aspecto realista y que pueda moverse con nuestro movimiento para que podamos tener una idea muy clara sobre como nos sentaría la prenda. Este dispositivo permitiría también poder probarnos otros modelos y hasta comprarlos sin tener que entrar en la tienda.

Otro proyecto en desarrollo tiene como objetivo utilizar el software de reconocimiento facial a las vallas publicitarias por las que pasemos. De este modo, podremos vernos subidos en el coche que aparece en un anuncio. El sistema esta trabajando también en disminuir la edad de los compradores. Por ejemplo, en el caso de personas maduras, tratarían de vender cremas antienvejecimiento mostrándonos el resultado con nuestra cara con unos años menos tras el uso de la crema.

FOTOS: Rootstein

Vishop Magazine © 2018 All Rights Reserved

Diseño, Visual Merchandising e Interiorismo comercial.

Powered by fyuns